Información General

Los arrecifes asombran a todos los que nadan entre sus peces rayados y moteados, a los que observan sus pólipos de extraño aspecto y a quienes se relajan rodeados por la ondulante deriva del agua. En ningún otro lugar la naturaleza ostenta más imaginación e interdependencia que ahí, características de las cuales ciertamente nosotros los humanos nos podemos beneficiar” (Joann Andrews. 2009. Yucatán Silvestre).

Los arrecifes de coral son ecosistemas marinos con una gran diversidad biológica y una intrincada relación entre sus especies y su hábitat, pero también son ecosistemas muy frágiles y vulnerables a algunos eventos naturales (como los huracanes), a la contaminación, la sedimentación, a los daños causados por su rotura y remoción de su exoesqueleto coralino, y a los efectos de la sobrepesca de algunas especies. La pérdida de los arrecifes tiene un impacto importante sobre la economía, particularmente en lo que se refiere al turismo y la pesca.

En la Península de Yucatán se ubica parte del arrecife mesoamericano, ecosistema que por su riqueza biológica es considerado como un ecosistema prioritario a nivel mundial. Es compartido por cuatro países, y se extiende unos 1,000 kilómetros, desde el extremo norte de la Península de Yucatán, en México, hacia el sur por las costas de Belice, Guatemala y Honduras. Esto le confiere ser el segundo sistema coralino más grande e importante del mundo, después del australiano.

Además, al norte de la Península de Yucatán se ubica el Parque Nacional Arrecife Alacranes, que posee la estructura coralina más grande del Golfo de México.